¡Sea Bienvenido el Amor!

Sea bienvenido el amor que tanto esperamos. ¡No lo dejes a la puerta! Que entre el amor tan necesario, la esperanza de este mundo… el Poderoso en Batalla, Jehová de los Ejércitos, mi Socorro en momentos de Tribulación y mi Pronto Auxilio. ¡Cuánto deseo esconderme bajo la dulzura de la sombra de sus alas! Que sea bienvenido el amor; ven y siéntate a mi mesa, déjame servirte, déjame lavar tus pies, déjame cocinarte algo que sea de tu agrado… Ven mi Rey, el Grande y Poderoso. ¡Tanto que has hecho por nosotros! ¿Por qué es que no le abrimos la puerta? ¿Por qué insistimos en hacer las cosas a nuestras formas? Que pase el amor; que se siente al frente, que tome su lugar de honor en nuestras naciones, en nuestros pueblos, en nuestros barrios, en nuestras familias y aún en nuestros corazones. ¿Por qué insistimos en poner nuestra esperanza en hombres? ¿Por qué adoramos partidos políticos? ¿Qué nos puede ofrecer el mundo? Dios y solo Dios nos puede ayudar y nos puede transformar. Dios, quien creó el mundo con las palabras de su boca; el que hizo del polvo al hombre y de la costilla del hombre la mujer. Dios, el que dio hijo a Sara a edad humanamente imposible, Dios quien así levantó una nación… Israel, de la semilla de un hombre… nuestro padre Abraham. ¿Por qué no abres la puerta? El está afuera listo para salvar nuestras almas con el poder de su gloria. ¿Por qué insistimos en hacer las cosas a nuestras formas? ¿No recuerdas lo que le hizo a la poderosa tierra de Egipto? ¿No te dijeron como abrió el mar para salvar a su pueblo y libertarlos de la esclavitud? Sea bienvenido el amor que tanto esperamos. Démosle toda la gloria y todo el honor. Derribemos los ídolos de nuestras vidas de los lugares bajos y aún de los lugares altos. Limpiemos la casa; ya viene el Dios Todo Poderoso. Abramos todas las puertas. ¿Por qué guardar secretos imposibles de ocultar ante Dios? Hemos buscado por todas partes, mas nuestras almas siguen vacías. Entra al azote de Dios; a su disciplina, su cobertura y su transformación real. La santidad de Dios te espera…al otro lado del dolor verás Su rostro, verás su gloria y serás iluminado con la luz de su amor. ¡Sea bienvenido el amor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: