Lo Mejor que Creo Dios fue un Día Detrás del Otro

Hoy medito en el atropello de la vida y en el sabor amargo de decisiones mal tomadas. Sería fácil si tuviésemos una lámpara encendida que iluminara las verdades absolutas del futuro a consecuencia de lo que hacemos hoy. Mas creo que aún así, la terqueza del hombre insistiría en tomar rutas erróneas y direcciones que nos llevan directo al dolor y al quebranto de las emociones incómodas y problemáticas. Entonces luego miramos atrás, cuando ya hemos visto toda la historia y nos preguntamos: ¿Por qué hice esto o porque hice esto otro? Y el resentimiento se apodera de nuestros corazones. Hermanos, no sé qué truco desagradable me ha jugado la vida; mas parece ser que desde Diciembre del año 2004 he tenido como residencia un desierto seco, lleno de días de intolerable calor; un calor que quema mis aspiraciones y derrite los sueños  de mi alma. ¿Hasta cuándo? Me pregunto una y otra vez… ¿Hasta Cuándo? Mas mi día bueno llegará pronto. ¡La temporada de gozo y paz ya llega! Mis heridas serán sanadas; Dios me esconderá bajo sus alas y sentiré el latir de su corazón. Por un momento ya no tarda; mi esperanza está en Dios. Mi ilusión descansa en Su misericordia que detiene el castigo que merezco y en Su gracia que me da el favor que nunca podría ganarme. Como dicen en mi tierra Puerto Rico: “Lo mejor que creo Dios fue un día detrás del otro.” Ya me levanto; ya me preparo para dormir y espero con gozo la llegada de un nuevo día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: