La Mentira del Ayúdate que yo te Ayudaré

“La Forma Bíblica de Seguir a Cristo”

            Vivimos en tiempos en donde todo el mundo tiene opiniones y todos se hacen expertos en todo. Se ponen un título delante de sus nombres: Doctor, Apóstol, Profeta, etc. Y con eso tiene su boleto para decir lo que quieran. En Mateo 16:24 Cristo nos da los requerimientos básicos de cómo seguirlo a Él apropiada y Bíblicamente:

“Entonces Jesús dijo á sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame.”

 

            Antes de seguir a Cristo tenemos que negarnos a nosotros mismos. Tenemos que echar a un lado nuestras emociones, nuestra voluntad, nuestros deseos y nuestros sentimientos. En otras palabras tenemos que echar a un lado los deseos de la carne. La carne se pelea en nuestros adentros con el Espíritu de Dios (Gálatas 5:17) y con nuestras mismas almas (2 Pedro 2:11) La carne no tiene remedio; la carne siempre va a desear hacer lo contrario a la santidad y justicia de Dios. Solo mediante el rendirnos al poder del Espíritu de Dios podremos tener victoria sobre los deseos de la carne. No hay ninguna otra forma: “Digo pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis la concupiscencia de la carne.” (Gálatas 5:16)

            ¿Sabes cuál es el problema de la Iglesia? ¿Sabes porque estamos tan divididos? Mirémonos en el espejo; esa es la respuesta a estas preguntas. Sí, el problema somos nosotros que no acabamos de entender que nos tenemos que negar a nosotros mismos. Tenemos que dejar que Cristo crezca en nosotros; su carácter, sus formas y su amor; mientras cada uno de nosotros morimos al egoísmo del “Yo”. Queremos seguir a Cristo a nuestras formas, de acuerdo a nuestro estilo, nuestra cultura, lo que aprendimos de nuestros familiares, etc.

            Seguir a Cristo sin negarnos a nosotros mismos es negar la Palabra de Dios; es decirle a Dios: “Tú necesitas mi ayuda.” Es creer en la mentira del verso que todo el mundo cita como Bíblico, mas es un verso que no existe en la Biblia: “Dios dice: Ayúdate, que yo te ayudaré.” Dios no necesita tu ayuda; El necesita que te salgas del medio y que dejes que El haga la obra. Esa es la lucha del Ser Humano. Es el Espíritu de la Torre de Babel y el deseo de crear un nombre para nuestra gloria. Hermano, hermana: salte del medio, ríndete y de seguro verás la gloria de Dios manifestarse en tu vida.

2 comentarios to “La Mentira del Ayúdate que yo te Ayudaré”

  1. Ronald Says:

    Hola!. Lo que pasa es que la carne es debil pero el espíritu esta dispuesto, El Cristianismo no es una religión como lo ven las personas del mundo, se que debo compartir el evangelio de mi Señor Jesús pero hace falta dedicacion a la lectura bíblica y asistir a la iglesia los domingos u alguna actividad de ayuno, Hoy en dia veo a cristianos escuchando el pensamiento del hombre que se cree sabio. Que Dios Te Bendiga y no importa si te juzgan lo que importa es que hagas todo lo que agrada a Dios
    Mateo 6:33

  2. aldo diaz Says:

    Es lo mejor Dios y Jesus y el Espíritu santo nos ayuda por eso tenemos que orar sin cesar para poder vencer en el nombre de jesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: